Volpino Italiano

Hechos rápidos

  • Peso: 9 - 11 libras
  • Altura: 10 - 12 pulgadas

El aspecto de un Volpino Italiano

El Volpino Italiano tiene una estructura pequeña y cuadrada cubierta por un pelaje áspero pero mullido que se presenta en colores blanco, negro, rojo y fuego. Tiene una cabeza ligeramente redondeada, en forma de cuña, con un hocico recto y orejas puntiagudas, con un aspecto un poco parecido al de un zorro. Sus ojos, oscuros y muy marcados, tienen una expresión alerta y amistosa, y su cola emplumada se enrosca sobre el lomo.

Otras razas:  Akita

Características

  • Vivaz
  • Gran perro guardián
  • A veces obstinado
  • Juguetón
  • Inteligente
  • Vigilante

Compañero humano ideal

  • Niños vacíos
  • Jubilados
  • Vivientes de la ciudad
  • Agricultores y ganaderos

Cómo es la convivencia con ellos

Desde hace casi mil años, el Volpino Italiano ha acompañado a un amplio abanico de personas, desde príncipes a agricultores, pasando por comerciantes y artistas. Así, este perro se encuentra perfectamente a gusto cuidando animales en una granja o relajándose en el sofá. Aunque es vivaz, amistoso y divertido, puede ser ligeramente protector. Si el Volpino Italiano percibe algo sospechoso, definitivamente emitirá los ladridos.

Aunque es protector, el Volpino no es especialmente pegajoso con los miembros de la familia. Inteligente, ocupado y curioso, tiene un adorable sentido de la independencia. Sin embargo, anhela su atención y afecto. Comience el entrenamiento y la socialización temprana, y su Volpino proporcionará años de compañía optimista.

Otras razas:  Chow Chow

Cosas que debe saber

El Volpino Italiano puede vivir hasta 16 años con relativamente pocos problemas de salud; sin embargo, algunos pueden desarrollar problemas de corazón y cataratas. El cuidado del Volpino es fácil, pero necesita una atención constante. Cepille su espeso pelaje con regularidad para evitar la muda excesiva, mantenga sus dientes limpios y báñelo cada pocos meses.

Historia

El Volpino Italiano, originado en Italia hace varios siglos, desciende de los antiguos perros Spitz europeos. Amado tanto por la gente común como por la realeza, el Volpino Italiano se utilizaba a menudo como perro guardián en las granjas toscanas. Su trabajo consistía en alertar a los perros más grandes si se acercaban lobos o cazadores furtivos. El Volpino Italiano también desempeña un papel importante en la historia del arte: Se dice que el Volpino de Miguel Ángel le hizo compañía mientras pintaba el techo de la Capilla Sixtina.

Otras razas:  Buhund noruego
Subir